Bariloche: Puerto Blest y Cascada de los Cantaros

Bariloche: Puerto Blest y Cascada de los Cantaros

Bariloche es una de las ciudades más hermosas de la patagonia argentina, con esos aires que tiene a los Alpes Suizos, esos sabores a cervezas artesanales y las tantas chocolaterías de la calle Mitre, lo hacen un destino incomparable, donde además de todo eso, encuentras paisajes espectaculares como sus características montañas y el gran lago Nahuel Huapi.

Son muchas las actividades que uno puede realizar en Bariloche, hay opciones para todos los gustos y en todas las épocas del año. Nosotros hemos visitado muchas veces Bariloche y no nos aburrimos de hacerlo, siempre quedamos fascinados con ganas de volver, y el paseo que nunca nos perdemos es la excursión por el día al Puerto Blest y a la Cascada de los Cantaros. Cada vez que vamos vivimos esa sensación de quedar estupefactos ante esa naturaleza perpetua, solo nos nace la intención de absorber cada sonido, esos múltiples tonos verdes, ocres y dorados, los olores a humedad, la bruma cayendo sobre el rostro, atentos a todas esas sensaciones que provoca estar en medio de este lugar maravilloso, por eso lo recomendamos totalmente, es una experiencia muy energizante.

Recorrido a Puerto Blest y Cascada de los Cantaros

Las salidas son desde Puerto Pañuelo, ubicado a 26 km. de San Carlos de Bariloche. Si no vas en auto se puede llegar a Puerto Pañuelo en la línea 20 de colectivos desde Bariloche, considerar al menos unos 45 minutos de trayecto.

Para poder visitar Puerto Blest y la Cascada de los Cantaros es necesario contratar una excursión, esto lo puedes hacer en la misma ciudad de Bariloche unos días antes en cualquier agencia de turismo, en nuestro caso siempre compramos los tickets directo en Puerto Pañuelo antes de embárcanos en la boletería de Turisur, aunque es recomendable comprarlos antes para asegurar disponibilidad. Las salidas son a las 10 am, por lo que hay que estar ahí unos 30 minutos antes.

Se zarpa de Puerto Pañuelo pasadas las 10 de la mañana en una embarcación tipo catamarán, con salida hacia la parte externa y superior del barco, ideal para tomar fotografías. Te puedes ir sentado en la parte interior con calefacción o en la parte externa disfrutando de la naturaleza y las hermosas vistas, claro que dependiendo de la época el frío y viento pueden ser muy intensos. Dentro del catamarán tienen el servicio de cafetería, así que si te da frío entras un rato y te tomas un cafecito, para recuperar un poco de calor, lo entretenido es que junto a la embarcación van volando un grupo de gaviotas donde uno estira el brazo con una galleta en la mano y alguna de ellas en una intrépida pirueta te la quita casi sin darte cuenta, momento preciso en que la fotógrafa del catamarán inmortaliza el momento y al final de la excursión te vende el cd con todas las fotos que tomó.

Desde Puerto Pañuelo hasta Puerto Blest toma alrededor de una hora el trayecto, la navegación se hace por el Brazo Blest uno de los 7 brazos del Lago Nahuel Huapi y el más importante por ser el más grande y el que da acceso al Paso Internacional Perez Rosales que en su momento fue la ruta de intercambio comercial más utilizada con Chile.

A la entrada del Brazo Blest se puede ver el Cerro Capilla y el Cerro Millaqueo, según la época del año pueden estar nevados, sin embargo siempre están rodeados de un verde profundo con una abundante vegetación, mientras que el agua es de un profundo tono azul. Luego de un rato de navegación el catamarán toca sagradamente su bocina tres veces frente a la Isla Centinela, para saludar al Perito Moreno, lugar donde descansan los restos de Francisco Pascasio Moreno, conocido científico explorador de la Patagonia, quien fundó y creo el Parque Nacional Nahuel Huapi, en 1903, siendo el primer parque nacional de Argentina.

Puerto Blest

Llegando a Puerto Blest se desembarca y uno puede recorrer los alrededores, hay un lugar con unas mesitas de madera, estilo picnic desde donde uno puede apreciar la desembocadura del Río Frías, cuyas aguas de intenso color verde se mezclan con los azules de la bahía. También está la hostería, con un restaurant bastante bueno, los precios son normales y la carta es bien variada.

Hay una excursión optativa al Lago Frías, la cual se hace desde aquí, se toma un bus hacia Puerto Alegre, un trayecto corto de 3 km. por un camino que pasa en medio de la Selva Valdiviana, llegando al puerto se toma otra embarcación que navega por unos 30 minutos por el Lago Frías hasta el puerto del mismo nombre y luego retorna.  En el caso que no se elija esta opción, se puede tomar el bus hasta Puerto Alegre, bajarse para conocer e inmediatamente retornar a Puerto Blest.

Cascada de los Cantaros

Hay dos opciones para llegar a la Cascada de los Cantaros:

1ra. Opción: esperar en el restaurant alrededor de una hora para almorzar y luego embarcarse por 5 minutos hasta el inicio de la cascada.

2do. Opción: hacer una caminata de 1 hora por el sendero de trekking hasta el inicio de la cascada, si el tiempo te acompaña conviene hacerlo porque es un sendero muy lindo.

Hay que hacer un ascenso por una pasarela de madera, unos 700 escalones, la cual está en excelente condiciones, no es tan cansador subir ya que tiene varios descansos donde uno puede ir parando. A medida que vas subiendo se siente el ruido de la cascada a tu izquierda y se siente esa bruma húmeda del agua cayendo a gran velocidad, te vas a encontrar con tres miradores con vista a diferentes saltos de la cascada, es sorprendente ver la fuerza del agua bajando entre mantos de rocas. El sendero está rodeado de la Selva Valdiviana, una exuberante vegetación de distintas especies y se provoca una humedad muy alta al ser una de las zonas más lluviosas del país, por menos caen unos 3.000 mm de lluvia anual. Al final del sendero está el Lago de los cantaros, aquí es donde nace y se alimenta la cascada, en las épocas que hace más frío el lago se congela y forma un espectacular espejo de los cerros que lo rodean, además aquí se encuentra el gran Alerce, que se calcula que debe tener 1500 años.

La caminata dura unos 30 minutos, después se emprende el retorno en catamarán a Puerto Pañuelo, llegando como a las 6 de la tarde.

Es uno de los lugares en que la naturaleza parece ser tan inmensa, realmente es una experiencia magnifica estar ahí, por eso lo recomendamos tremendamente, no te vas a arrepentir.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *