El gran teatro de la Ópera de París

El gran teatro de la Ópera de París

La Ópera de París o Palacio de Garnier, resulta ser uno de los edificios más importantes y fascinantes de París, es un edificio inconfundible, donde el lujo y el arte se conjugan, impresionando a cualquier espectador. Nosotros lo vimos por primera vez de noche, imponente y elegantemente iluminado, nos provocó una gran impresión el hecho de estar frente al teatro más famoso y visitado del mundo que incluso ha servido de inspiración al Nacional de Río de Janeiro y al Teatro del Fantasma en las Vegas.

Después de haber tenido nuestras primeras impresiones, lo visitamos al día siguiente y nos volvimos a impresionar con los interiores tremendamente espectaculares, llenos de un esplendor magnífico, suntuoso y un lujo excesivo, comparable solo con el Palacio de Versalles. No podíamos dejar de admirar la riqueza constructiva en todas sus formas, desde los grandes murales hasta los más mínimos detalles, absolutamente fue una gran experiencia y constituye una de las visitas imperdibles en París.

Está ha sido una de las visitas que más nos ha gustado y vale la pena ingresar, así que les dejamos un poco a cerca de su historia, su estilo y construcción.

El gran teatro de la Ópera de París

 Historia de la Ópera de Garnier

La idea de una ópera para París surge en el contexto de la renovación parisina llevada a cabo en el Segundo Imperio impulsada por Napoleón III, quien quiso que se construyera una avenida gigante, la Avenida de la Opera, comenzando en la Ópera de Garnier hasta el Palacio de las Tullerias, era un proyecto tan grande que incluso se tuvo que expropiar y demoler toda una barriada. El 29 de noviembre de 1860 se publicó un decreto convocando a un concurso con objeto de seleccionar al arquitecto de esta obra, un mes después ya se había elegido unánimemente al desconocido arquitecto Jean-Louis Charles Garnier (1825-1898), quien había obtenido el Primer Premio de Roma en 1848, sin embargo no había realizado ningún gran proyecto, hasta ese momento. Anteriormente en 1858 el barón Haussmann se había encargado de realizar las gestiones para conseguir los permisos de construcción, una vez autorizado por el Emperador se derrumban los 12.000 metros cuadrados que se necesitaban para construir el segundo teatro para las renombradas compañías de ópera y ballet de París. Posterior a ello el Barón Haussmann se encargaría de supervisar personalmente las obras de la ópera como parte de la gran reconstrucción parisina.

Ya con el terreno, el arquitecto y el diseño, en 1861 se dio inicio a las obras hasta 1875 cuando se inauguró el gran teatro de la Ópera de París un 5 de enero.

Como en muchas de las grandes construcciones a lo largo de la historia también tuvieron algunos contratiempos que alargaron el tiempo estimado que habían calculado para entregar la obra, entre ellos se encontraron con cuevas subterráneas con agua, tardando 8 meses en poder aspirarlas completamente con bombas, luego se ve afectado por la caída del Segundo Imperio francés en 1870 con la guerra Franco-Prusiana.

Finalmente, como ya lo mencionábamos, el 05 de enero de 1875 fue inaugurada por el presidente de la III República el Mariscal Mac-Mahon, con una espléndida representación que incluía extractos de las óperas La Judía de Halévy  y Los hugonotes de Meyerbeer. Como curiosidad el arquitecto Charles Garnier, no fue invitado a la inauguración tras la caída del imperio sus tratos con Napoleón ya no eran considerados, pues el arquitecto tuvo que costearse su propia entrada y ser un observador más manteniéndose en segundo plano.

El gran teatro de la Ópera de París

Características generales de la Ópera de París

Es un gran edificio de casi 12.000 metros cuadrados, con una altura de 74 metros, con una capacidad aproximada para 2.200 espectadores, cuenta con 1.900 asientos forrados en terciopelo rojo y un amplio escenario para 450 artistas.

Resulta ser un edificio muy vistoso y monumental, tiene influencias arquitectónicas griega clásica y renacentista, siendo al mismo tiempo muy barroco, según los especialistas indican que su construcción estuvo marcado por parámetros estilísticos del estilo eclepticista, es decir la fusión de varios estilos artísticos, no obstante predomina el estilo barroco francés e italiano, finalmente catalogándolo con un estilo neobarroco.

El gran teatro de la Ópera de París

(Fuente de la fotografía superior: Wikipedia)

Exteriores

Desde el exterior es un edificio de dos plantas, rematado con un enorme friso corrido y coronado por la cúpula. Predominan en su decoración columnas majestuosas y estatuas muchas de las cuales representan a deidades de la mitología griega. Entre las columnas de la fachada frontal aparecen los bustos de bronce de famosos compositores, como Mozart, Beethoven, Rossini, entre otros.

En el primer piso hay una columna monumental, que hace referencia a la columnata del Louvre, ya en el segundo piso se incluyen dos juegos de columnas, las más robustas con fines estructurales y las más pequeñas y coloridas son ornamentales, cuya policromía contrasta con el tono grisáceo de la mayoría de las construcciones parisinas de la época.

La escultura de Apolo con la lira, es el punto más alto de toda la estructura, el cual se ve realmente hermoso.

El gran teatro de la Ópera de París

El gran teatro de la Ópera de París

El gran teatro de la Ópera de París

El gran teatro de la Ópera de París

Interiores

La opulencia también está presente al interior, con sus amplios pasillos, grandes espejos y las escaleras de mármol verde y rojo con grandes balaustradas. Al interior destaca la decoración en terciopelo de un bermellón intenso, las hojas de jarrones de sèvres doradas, liras, ninfas y querubines, grupos escultóricos representando la poesía, la danza y el drama, también muchos candelabros inmensos, los frescos y esos espectaculares espejos hasta el infinito, también el techo es uno de los detalles más atractivos que tiene.

Al ingresar al Palacio de Garnier uno se encuentra con una gran escalinata de 30 metros de altura, sobre están las pinturas de Isidore Pils. La sala de espectáculos tiene un escenario de 60 metros de alto y cuenta con una capacidad para más de 400 artistas. Del techo cuelga una araña de cristal, cuyo peso es de unas 8 toneladas, alrededor de esta araña la pintura de Marc Chagall, una de las obras más importantes del artista la cual evoca las grandes obras del repertorio lírico y coreográfico como Pelleas y Melisandre, Romeo y Jullieta y algunos monumentos de París, como la Torre Eiffel y el propio Palacio de Garnier.

Los foyers también fueron decorados ostentosamente decorados con pan de oro y preciosos mosaicos. El gran foyer casi de 20 metros de altura y 60 de largo, conocido por sus espejos y por las bóvedas de Paul Baudry que evocan la tragedia, la comedia y la música. El foyer de la danza era donde se podía compartir y conocer personalmente a los bailarines.

El gran teatro de la Ópera de París

El gran teatro de la Ópera de París

El gran teatro de la Ópera de París

El gran teatro de la Ópera de París

El gran teatro de la Ópera de París

Ubicación:

Cruce Rue Scribe con Rue Auber

Cómo llegar:

Metro líneas 3, 7 y 8, estación Opera

RER: línea A, estación Auber

Autobuses: 20, 21, 22, 27, 29, 42, 52, 53, 66, 68, 81 y 95

Horarios:

Todos los días de 10:00 a 17:00 horas

Precios:

Adultos: 10€.
Menores de 25 años y estudiantes: 6€.
Menores de 10 años: entrada gratuita.
Entrada gratuita con Paris Pass.

Lugares cercanos:

Iglesia de la Madeleine, Museo Grévin y caminando algunas cuadras hacia el río están los Jardines de las Tullerias y el Museo del Louvre.

No olvidemos que el gran teatro de la Ópera de París fue lugar de inspiración de la famosa novela “El Fantasma de la Opera” de Gaston Leroux, publicada en 1910, un clásico de la literatura.

También cuenta con la biblioteca museo, la cual fue abierta la público en 1875, especializada en los fondos históricos del Teatro de la Ópera de París desde la época de Luis XIV, y los fondos del Teatro de la Ópera Cómica, aquí conservan parte de la correspondencia histórica de importantes artistas con los gerentes de la ópera y funciona una parte como museo conservando objetos de cantantes, cuadros, joyas de escenarios y más de 2.500 maquetas de decorados.

Por cierto hay mucho que admirar en el gran teatro de la Ópera de París, una visita imperdible que hacer en esta gran ciudad, te aseguramos que te va a encantar.

Tags from the story
, , ,

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *